Saltar directamente al contenido.

Control de Tabaco

El Programa Provincial de Control de Tabaco fue creado por el Decreto 1626/09, e instrumenta la política provincial de control del tabaco que se encuentra en armonía con los lineamientos de nivel nacional y con las recomendaciones del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco.

En este sentido, desarrolla iniciativas en torno a promover la protección universal de las personas de la exposición al humo de tabaco ambiental, promover el abandono del tabaquismo y brindar asistencia a las personas que quieren dejar de fumar, promover la implementación de legislación que prohíba la publicidad, promoción y patrocinio del tabaco y la disminución de la asequibilidad y accesibilidad a productos de tabaco, desarrollar medidas educativas y de comunicación tendientes a la prevención, protección y recuperación del tabaquismo, monitorear el problema del tabaco y evaluar las políticas de control.

Para ello desarrolla acciones de fortalecimiento de la red provincial con base en las Regiones Sanitarias, estrategias de comunicación social, producción y diseminación de materiales de comunicación, elaboración y difusión de normas técnicas, capacitación y asistencia técnica, certificación de organizaciones y de municipios libres de humo,  capacitación de equipos de salud y vigilancia sanitaria del tabaquismo, entre otras.

Dentro del marco del Programa, y cumpliendo con el objetivo de reducir la exposición al humo ambiental del tabaco en la población, el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires lleva adelante el REGISTRO PROVINCIAL DE EMPRESAS E INSTITUCIONES LIBRES DE HUMO DE TABACO y el REGISTRO PROVINCIAL DE MUNICIPIOS LIBRES DE HUMO.

El consumo de tabaco es la principal causa de enfermedad, discapacidad y muerte evitable en el mundo, generando no sólo grandes pérdidas de productividad sino una enorme carga para las familias y para el sistema de salud.

La prevalencia de consumo de tabaco en Argentina, si bien en descenso con respecto a años anteriores, es una de las más elevadas de América Latina. Los últimos datos demuestran que fuma el 25,1 % de los adultos.

El tabaquismo pasivo es la exposición involuntaria al humo ambiental de tabaco (HAT), que ocasiona riesgo de enfermedad y muerte. Dicha exposición es constante y no se limita solamente al tiempo que se tarda en fumar un cigarrillo, ya que los componentes tóxicos del humo permanecen en el ambiente durante mucho tiempo.

Los estudios realizados hasta la fecha indican que cualquier nivel de exposición al humo ambiental del tabaco (HAT) implica un riesgo para la salud, ya que no existe una dosis umbral segura. Además, hay una clara relación dosis-respuesta: a mayor exposición al HAT mayor daño.

Esto es así porque el HAT está compuesto por más de 7000 compuestos químicos, entre los que se encuentran: monóxido de carbono, nicotina, cianuro, alquitranes, carcinógenos, arsénico, irritantes y tóxicos.

Todas las personas expuestas al HAT tienen un riesgo para su salud. En Argentina, se calcula que 6.000 de las más de 40.000 muertes anuales por tabaco, corresponden a no fumadores expuestos al HAT.

El humo del cigarrillo es también una de las principales fuentes de contaminación ambiental y es la principal causa de contaminación de los ambientes cerrados.

La evidencia científica demuestra que, para que un extractor de aire sea efectivo en mantener un ambiente libre de humo de tabaco necesitaría generar una corriente similar a la de un huracán. Por lo tanto, los extractores disponibles no son efectivos para eliminar las partículas tóxicas del humo de tabaco. Tampoco sirve abrir las ventanas o encender aparatos de aire acondicionado. Estas medidas eliminan el olor y el humo pero no los compuestos químicos, que son los que producen daño y que pueden permanecer varios días en el ambiente.  Por esto, todos los organismos internacionales expertos en la materia refieren que, “sólo los ambientes 100% libres de humo de tabaco protegen a la población de los efectos nocivos en la salud”.

El objetivo de la restricción de fumar es la protección del no fumador, y no un acto de discriminación hacia quien fuma, por eso es importante hacer hincapié en la importancia de educar y generar conciencia social y educación, para evitar la clásica antinomia fumador no fumador

La certificación de empresas e instituciones tiene como objetivo promover la salud y evitar enfermedades a través del establecimiento de ambientes 100% libres de humo de tabaco en las organizaciones públicas y privadas de la provincia.

Beneficios de los ambientes laborales 100% libres de humo

· Protegen a los no fumadores y a los fumadores del riesgo del humo de tabaco ambiental.

· Promueven el derecho de todos a respirar aire puro

· Reducen la cantidad de tabaco consumido por los fumadores y los alienta y ayuda a que dejen de fumar.

· Reducen las enfermedades entre los empleados, los gastos médicos y el ausentismo laboral.

· Disminuyen los costos de mantenimiento de materiales, pintura, muebles, alfombras, computadoras (entre otros insumos) y limpieza.

· Disminuyen el riesgo de incendios.

· Favorece a las familias de los trabajadores, pues la norma suele trasladarse voluntariamente al hogar

· Adecuan a la organización a la legislación y a las políticas nacionales e internacionales.

· Evitan posibles demandas de no fumadores que hayan enfermado por exposición al humo de tabaco en el ambiente de trabajo

· Aumentan la satisfacción de los empleados (tanto fumadores como no fumadores) por sentirse cuidados por la institución.

· Promueven una imagen de organización saludable.

· Se constituyen en modelo para la implementación de proyectos similares en otros ámbitos laborales.

Requisitos para certificar como organización libre de humo de tabaco

· Que todos los espacios cubiertos de la organización sean libres de humo. No se permite fumar ni en ambientes cubiertos ni en ambientes descubiertos cercanos a las bocas de ventilación del edificio.

· Que los vehículos de la entidad sean libres de humo.

· Que los eventos organizados por la entidad sean libres de humo.

· Que la norma se cumpla para todos los niveles (empleados, gerentes, dueños) y los visitantes (proveedores, clientes, etc.).

· Que no se venda tabaco dentro de la entidad (kioscos o bares internos).

· Que no haya ceniceros, con la excepción de la entrada a la entidad donde se señale que es a los fines de apagar las colillas al ingresar.

· Que existan señales que indican que la entidad es libre de humo de tabaco

Pasos para lograr la certificación

1. Si está interesado en certificar su organización o institución puede contactarnos completando, indefectiblemente, el formulario que se encuentra a continuación:

Solicitud de Certificación Provincial de Empresas e Instituciones Libres de Humo

2. Un representante del Programa o de la Región Sanitaria correspondiente se contactará telefónicamente para realizar una entrevista telefónica a los fines de corroborar el cumplimiento de los requisitos para la certificación y acordar una visita de inspección. Se visitan solo aquellas que refieren ser 100% libres de humo de tabaco

3. Se realizará la visita de evaluación en la fecha acordada telefónicamente. De cumplir con todos los requisitos, la organización será declarada “Libre de Humo de Tabaco” y recibirá un certificado que la acredite como tal en un acto público, en fecha a definir.

4. La certificación tendrá una vigencia de dos años, pudiendo ser revocada antes de esa fecha en caso de que la entidad dejare de cumplir con alguno de los requisitos que dieron lugar a la certificación

Normativa

> Ley Provincial 13.894 de Control del Tabaco, modificada por Ley 14.381

> Decreto Provincial 1626/09

> Manual de Instituciones Libres de Humo, del Ministerio de Salud de Nación

La certificación de Municipios tiene como objetivo promover la salud y evitar enfermedades a través del establecimiento de ambientes 100% libres de humo de tabaco en todas las organizaciones públicas y privadas del municipio.

Está destinada a Municipios de la provincia de Buenos Aires.

Municipio libre de humo de tabaco es aquel distrito en el cual no se permite fumar en los espacios cerrados de uso público sin excepciones, y realiza con regularidad acciones tendientes a prevenir y disminuir el consumo de tabaco en la población.

Características de un Municipio libre de tabaco

• Ejerce un liderazgo en la lucha contra el tabaquismo.

• Protege la salud de sus habitantes de los efectos del humo ambiental de tabaco y de la publicidad del tabaco.

• Posee todas sus dependencias 100% libres de humo de tabaco.

• No permite la venta de tabaco en sus dependencias municipales.

• Promueve que todos sus eventos sean libres de humo.

• Desarrolla periódicamente campañas de comunicación para la promoción de ambientes y estilos de vida sin tabaco.

• Promueve la adopción de políticas de ambientes 100% libres de humo e instituciones y empresas locales.

• Ha sancionado una ordenanza que prohíbe el consumo de tabaco en todos los lugares de uso público, sin excepciones.

• Asegura el cumplimiento de las medidas de control.

• Promueve servicios para el tratamiento de las personas que quieran dejar de fumar.

Beneficios de los Municipios 100% libres de humo

• Protegen a toda la población, sobre todo a los que no fuman, de los riesgos del humo de tabaco.

• Reducen la cantidad de tabaco consumida por los fumadores, los alienta y ayuda a que dejen de fumar (disminuye casi un 30% el consumo de tabaco)

• Retardan el inicio de la adicción entre los jóvenes

• Modifican la conducta social y disminuyen la aceptación social del consumo de tabaco

• Reducen las enfermedades entre la población general y los gastos médicos asociados.

• Disminuyen el riesgo de incendios.

• Se alinean con las políticas nacionales e internacionales recientes que tienden a implementar este tipo de iniciativas. Hasta la fecha, 180 países han ratificado el Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud y todos están obligados a implementar políticas de ambientes libres de humo en sus países. Si bien Argentina aún no ha ratificado el Convenio, el Programa Provincial está alineado con esta política.

Requisitos para certificar como organización libre de humo de tabaco

1. Tener legislación (ordenanza) vigente que establezca ambientes laborales y de uso público cerrados 100% libres de humo de tabaco. La norma se aplica a dependencias públicas y privadas, no permite la habilitación de sectores interiores para fumadores ni contempla excepción alguna para locales de acceso al público. La norma también ordena la colocación de señales que indican la prohibición de fumar en esos ambientes.

2. Tener mecanismos de control vigentes destinados a lograr el cumplimiento de dicha legislación, incluyendo un sistema de inspección y de aplicación de sanciones a infractores y un número telefónico o dirección de correo electrónico para denuncias, debidamente publicitado en medios locales y/o a través de afiches o carteles.

3. Realizar al menos una vez al año campañas de comunicación tendientes a educar o informar a la población sobre los efectos del tabaquismo y de la exposición al humo de tabaco en fumadores y no fumadores.

4. Señalizar las dependencias municipales como libres de humo de tabaco.

5. No permitir la venta de tabaco en ningún edificio municipal, incluyendo establecimientos educativos y de salud.

6. La legislación local de ambientes libres de humo debe tener un alto nivel de cumplimiento.

Se recomienda (no es requisito para certificar)

· El municipio cuente con un responsable en Prevención y Control del Tabaco.

· El municipio cuente con servicios de salud que proveen tratamiento a la dependencia del tabaco.

Pasos para lograr la certificación

1.      Si está interesado en certificar su Municipio,  puede contactarnos completando, indefectiblemente, el formulario que se encuentra a continuación:

Solicitud de Certificación Provincial de Municipios 100% Libres de Humo de Tabaco

2.      El Programa Provincial concertará con la Región y el Municipio una visita de evaluación, siguiendo un protocolo de entrevista y observación. El evaluador será designado por el Programa Provincial o por la Región Sanitaria correspondiente. Se elaborará un plan de visita en una muestra de locales de diferente tipo, conforme al protocolo de evaluación de Municipios.      Se aplicará a su vez un protocolo de evaluación en las organizaciones evaluadas y las que cumplan con la norma, podrán ser certificadas como organizaciones libres de humo

De cumplir con todos los requisitos, el Municipio será declarado “Libre de Humo de Tabaco” y recibirá un certificado que lo acredite como tal en un acto público, en fecha a definir.

3.      La certificación tendrá una vigencia de dos años, pudiendo ser revocada antes de esa fecha en caso de que la entidad dejare de cumplir con alguno de los requisitos que dieron lugar a la certificación.

Normativa

> Ley Provincial 13.894 de Control del Tabaco, modificada por Ley 14.381

> Decreto Provincial 1626/09

> Manual Municipios Libres de Humo, del Ministerio de Salud de Nación

Por denuncias por incumplimiento de la legislación vigente, puede contanctarse con el Programa a través del siguiente formulario

Formulario de Denuncias

¿Por qué una legislación?

El tabaco para fumar es un producto altamente tóxico que contamina los ambientes, exponiendo a graves riesgos a la salud de fumadores y no fumadores. Por esta razón resulta necesario proteger la salud pública y salvaguardar el derecho de los habitantes a un ambiente sano, conforme lo establecido en el artículo 41 de la Constitución Nacional y en el artículo 28 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires:

Artículo 28.- “Los habitantes de la Provincia tienen el derecho a gozar de un ambiente sano y el deber de conservarlo y protegerlo en su provecho y en el de las generaciones futuras… Toda persona física o jurídica cuya acción u omisión pueda degradar el ambiente está obligada a tomar todas las precauciones para evitarlo.”

Por otra parte, el Estado tiene el deber de proteger a la niñez, incluyendo  la protección contra toda información y material perjudicial para su bienestar, conforme al art. 17 de la Convención sobre los Derechos del Niño ratificada por nuestro país.  Y esa protección incluye evitar la publicidad, promoción y patrocinio de productos de tabaco dirigidos directa o indirectamente a la población de niños y adolescentes, donde la industria del tabaco recluta los nuevos fumadores.

En 2005 entró en vigencia el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, que si bien nuestro país expresó su voluntad de adherir en 2003, no fue ratificado por el Congreso de la Nación hasta la fecha. Dicho Convenio, ratificado por más de 170 países, establece las principales medidas para combatir la epidemia mundial de tabaco, entre las cuales se destaca:

  • Protección contra la exposición al humo de tabaco (Artículo 8)
  • Prohibición de Publicidad, promoción y patrocinio del tabaco(Artículo 13)
  • Educación, comunicación, formación y concientización del público (Artículo 12)
  • Empaquetado y etiquetado de los productos de tabaco, incluyendo advertencias sanitarias(Artículo11)
  • Reglamentación del contenido de los productos de tabaco(Artículo 9)
  • Reglamentación de la divulgación de información sobre productos de tabaco (Artículo 10)
  • Prohibición de ventas a menores y por menores(Artículo 16)
  • Aumento de precios e impuestos para reducir la demanda de tabaco (Artículo 6)
  • Combate al comercio ilícito de productos de tabaco(Artículo 15 )
  • Medidas relativas al tratamiento para el abandono dela adicción al tabaco (Artículo 14)

En el 2007 la Organización Mundial de la Salud publicó un documento fruto del trabajo de un grupo de expertos de diversas disciplinas y países. El documento titulado “Protección contra la exposición al humo de tabaco ajeno. Recomendaciones normativas” contiene las siguientes recomendaciones para proteger a los trabajadores y al público de la exposición al humo de tabaco ajeno:

  1. Eliminar el contaminante, es decir, el humo de tabaco, mediante el establecimiento de entornos totalmente libres de humo de tabaco. Esta es la única estrategia eficaz para reducir la exposición al humo del tabaco a un nivel inocuo en los interiores y proporcionar un grado aceptable de protección contra los peligros que entraña la exposición al humo ajeno. La ventilación y la designación de zonas destinadas a los fumadores (tanto con sistemas de ventilación independientes como sin ellos) no reducen la exposición a un grado que no entrañe riesgos y no se recomienda;
  2. Promulgar una legislación que exija que todos los lugares de trabajo y espacios públicos cerrados sean entornos absolutamente libres de humo. Las leyes deben garantizar la protección universal e igual para todos. Las políticas voluntarias no son una respuesta aceptable en materia de protección. En algunas circunstancias, el principio de protección universal y eficaz puede exigirque determinados lugares de trabajo cuasi exteriores y exteriores se mantengan sin humo de tabaco;
  3. Ejecutar y hacer cumplir la ley. La aprobación de una legislación que prohíba fumar no es suficiente; su ejecución y cumplimiento adecuados requieren esfuerzos y medios relativamente pequeños, pero cruciales.
  4. Poner en práctica estrategias educativas encaminadas a reducir la exposición al humo ajeno en el hogar, teniendo en cuenta que la legislación relativa a los lugares de trabajo sin humo aumenta la probabilidad de que las personas (tanto fumadores como no fumadores) mantengan voluntariamente sus hogares sin humo de tabaco.

En julio del 2007 la Segunda Conferencia de las Partes (COP 2) del Convenio Marco adoptó por unanimidad las Directrices sobre ambientes libres de humo, las cuales detallan los alcances y orientan la aplicación del artículo 8 del CMCT.

Dichas directrices establecen que “el deber de proteger contra la exposición al humo de tabaco, está basado en las libertades y derechos humanos fundamentales”. Señala la “obligación de proporcionar protección universal, asegurando que todos los lugares públicos cerrados, todos los lugares de trabajo interiores, todos los medios de transporte público, estén libres de la exposición al humo de tabaco ajeno. No hay exención alguna que se justifique sobre la base de argumentos sanitarios ni jurídicos.” Además agrega que “los métodos basados en soluciones técnicas tales como la ventilación, la renovación del aire y el uso de zonas destinadas a los fumadores no protegen contra la exposición al humo de tabaco.”

La industria del tabaco ha promovido la idea de que estas medidas perjudican económicamente a los bares y restaurantes y otros locales como salas de juego. Sin embargo, todos los estudios serios, no financiados por la industria tabacalera, demuestran que, cuando los locales son 100% libres de humo de tabaco, no disminuye ni el acceso ni la recaudación yhastapueden mostrar un incremento en la recaudación.

Legislación Nacional

En 2012 el Congreso de la Nación aprobó, e inmediatamente el Poder Ejecutivo promulgó, la Ley Nacional 26.687 que regula la publicidad, promoción y consumo de los productos de tabaco. La misma, reglamentada por Decreto Nacional 602/2013, establece entre otras medidas:

  • La prohibición de fumar en los lugares de trabajo y los lugares de acceso público cerrados o techados. (Se exceptúade esa prohibición los clubes de fumadores que deberán ser organizaciones sin fines de lucro con habilitación especial para funcionar como tales, destinados exclusivamente a sus socios, y donde no podrán desempeñarse empleados, ni ofrecer ningún otro tipo de productos o servicios).
  • La prohibición de la publicidad, promoción y patrocinio de los productos elaborados con tabaco, en forma directa o indirecta, a través de cualquier medio de difusión o comunicación, con la excepción del interior de los lugares de venta de tabaco y las comunicaciones directas a mayores de dieciocho (18) años, con consentimiento previo.
  • La colocación de advertencias sanitarias con imágenes en los paquetes de cigarrillos y otros productos de tabaco
  • Laprohibición del uso de términos engañosos
  • La prohibición de venta o distribución de cigarrillos sueltos y de máquinas expendedoras
  • La prohibición de la venta de cigarrillos a menores de edad

Legislación Provincial

En 2012 la Legislatura Provincial aprobó la ley provincial 13.894 de Control del Tabaco, modificada por Ley 14.381 Ley 14.381

Por otra parte, en 2009, la Provincia aprobó el Decreto Reglamentario 1626/09, cuyo texto fue parcialmente modificado por la nueva legislación, faltando que se apruebe el nuevo texto reglamentario modificatorio conforme la ley aprobada en el 2012.

La Ley Provincial 13.894 (modificada por Ley 14.381) establece entre otras medidas:

  • Prohíbe el consumo de tabaco en todos los espacios cerrados dependientes del Estado Provincial, los lugares de trabajo en general, los medios de transporte de pasajeros y los espacios cerrados de acceso público del ámbito privado. (Se exceptúan los clubes para fumadores de tabaco y las tabaquerías con áreas especiales para degustación, los Centros de salud mental con internación y los centros de detención de naturaleza penal y/o contravencional).
  • Determina la colocación de carteles de prohibición de fumar y de prohibición de venta a menores de edad conforme al modelo que se puede bajar del sitio web.
  • Prohíbe la venta, promoción, exhibición, distribución y entrega a título gratuito de productos elaborados con tabaco en ámbitos públicos y el uso de máquinas expendedoras.
  • Prohíbe la venta y distribución de productos de tabaco a menores de edad.
  • Prohíbe la publicidad y promoción de productos elaborados con tabaco, con excepción del interior de los lugares de venta de esos productos.
  • Prohíbe el patrocinio y auspicio de productos de tabaco.
  • Establece programas de prevención, educación y asistencia

La autoridad de aplicación es el Ministerio de Salud de la Provincia, el cual, así como los Municipios dentro de los ámbitos de sus jurisdicciones, debe proceder a controlar el cumplimiento de las disposiciones y a sancionar las infracciones que se cometieran a lasmismas. En el ámbito provincial, dicha función se realiza a través del Programa Provincial de Control de Tabaco.

Legislación Municipal

Diversos municipios de la provincia sancionaron ordenanzas que establecen ambientes 100% libres de humo y en algunos casos restricciones a la publicidad y venta de productos de tabaco.

Las ordenanzas municipales pueden ser más restrictivas que la ley provincial, pero no menos, de acuerdo con la legislación vigente.

Por comentarios, consultas o sugerencias, puede contactarse con el equipo del Programa a través de los siguientes medios.

+54 (0221) 429.2754
tabaquismo.gba@gmail.com
Avenida 51 Nº1120 entre 17 y 18, La Plata (1900) Buenos Aires

Top